Feeds:
Entradas
Comentarios

El día 16 de marzo se celebra el “felles språklærerdag” (día de la didáctica de lenguas extranjeras) en el instituto Hellerud en Oslo (Hellerud Videregående Skole). 

språkdag

Tengo la suerte de poder participar con una prensentación sobre un tema que me parece interesante e importante: la fonética  y su papel en la enseñanza del español como lengua extranjera en la escuela secundaria y en el bachillerato.

Estoy trabajando con las diapositivas con mucha ilusión. No solo porque el tema me interesa mucho, sino que también porque lo voy a  hacer usando el programa LaTex. Las diapositivas salen muy profesionales. Colgaré el resultado aquí después de la presentación.

Para ver el programa de la conferencia podéis abrir este enlace.

Anuncios

En colaboración con la Universidad de Oslo he desarrollado una página web que trata la pronunciación del español desde una perspectiva teórica y práctica. Podéis verla en este enlace.  

La fonética del español

Lo especial de esta página web es que se conecta el material teórico y la práctica con una ventana de ejercicios. Se accede a estas ventanas al pinchar en los botones azules y en el punto 8, “sala de ensayos”. ¿Qué os parece? Hace unos meses presenté la página ante la asociación noruega de profesores de español como lengua extranjera. Hubo bastante interés por parte del público, pero entendí que a muchos les pareció complicado interpretar la información que aportan los oscilogramas de las ventanas de ejercicios. Sin embargo, creo que es posible intuir por ejemplo que las sílabas acentuadas son las que aparentan con más cantidad de estrías azules y con más distancia del eje horizontal en el oscilograma. De todas formas hay una descripción de cómo leer un oscilograma:

Oscilograma

Hoy he cotillado terriblemente en un bar. Al lado nuestro había un señor sueco acompañado por dos señoras y un señor bilbaino, que aparentemente no se conocían demasiado bien. Se hablaban en una especie de inglés. Qué curiosa es la comunicación: Los señores compartían la lengua, es decir, las palabras, la pronunciación, la sintaxis, pero desde fuera era muy obvio ver algo que me ha pasado a mí mil veces aquí en Bilbao: los de aquí querían agradar al señor y todos hablaban mucho y a la vez. El sueco también quería hablar pero nunca podía tomar el turno porque no le dejaban. Claro, ellos seguían hablando nerviosos porque el sueco nunca tomaba el turno de habla, y el sueco cada vez más aburrido porque no le dejaban hablar– no porque no querían que hablase, pero porque querían hacerle feliz. No entendían que él nunca iba a tomar la palabra sin la señal “ahora ya he dicho todo por ahora, y ¿qué te parece?”. El también quería agradar y no “robaba” la palabra. Al final el sueco resignó y se calló, por lo menos hasta que nosotros nos fueramos a cenar en un restaurante mexicano.

A veces es dificil ser escandinavo

el cerebro fonetista

Mi blog favorito, ə, ha escrito hoy sobre una noticia fonetástica en Businessweek: los cerebros de fonetistas son diferentes a los de otra gente. Al parecer hay una parte del cerebro que se desarolla con los años haciendo fonética. Como si esta noticia no fuera lo suficientemente chocante; aquí viene lo mejor: una de las diferencias entre fonetista y no-fonetista es innata. O sea, ¡no es nuestra culpa ser como somos! Cuando nos veis, o mejor dicho, oís por la calle haciendo sonidos extraños ya sabéis que es un error, una mutación, una enfermedad mental!!

Llevo mucho tiempo sin publicar más noticias fonetásticas. Entre otras cosas, he estado ocupada con los preparativos de la fiesta del cumpleaños de mi hijo mediano que ahora tiene 4 años.

Celebramos su día en el bar Grand Prix en Bilbao con los amiguitos del protagonista y sus padres. Tanto los peques como los mayores lo pasamos pipa. Después de los bocadillos, el pastel de barco pirata del Pato Donald, los regalos, la canción y los juegos, cuando una de las niñas se iba a marchar, una madre quiso que su hija se despidiera en la otra lengua que hablamos en mi familia, el noruego. Vaya faena que se montó cuando le dije como se dice en noruego. La madre se asustó ante semejante grosería de despedida “jode, no puede ser…. ¿jode???” contestó casi susurrando para que su hija no lo oyese cuando intentó repetir el “hade” noruego.

El caso es que la despedida, hade, se pronuncia así.

Entre el ruido de los tantísimos niños la madre de la niña, sin embargo, lo percibió así.

Cómo joden los falsos amigos. Porque esto es un buen ejemplo de lo que se llama un falso amigo, que según Wikipedia  “[…] es una palabra de otros idiomas que se parece, en la escritura o en la pronunciación, a una palabra en la lengua materna del hablante, pero que tiene un significado diferente.”  Me acuerdo de mi año como estudiante de intercambio en Venezuela de la historia de la chica estadounidense que había dicho a su madre anfitriona que estaba embarazada (embarrased en inglés significa avergonzada). Podría dar miles de ejemplos, pero creo que ahora entendéis el concepto.

Ahora os quiero enseñar, por medio de los fantásticos espectrogramas, por qué estas palabras entre sí se parecen mucho. Primero os enseño como se ve la palabra hade):

Y jode (y ahora podéis apreciar la prueba acústica de mi acento noruego. La /d/ intervocálica en pricipio tiene que pronunciarse como una fricativa sonora interdental [ð], pero aquí tenéis la prueba de mi fallo, ya que hay una pequeña oclusión en la /d/:

En los dos casos se trata de palabras bisilábicas de sílabas abiertas (la última sílaba de hade puede ser que sea trabada, porque hay un elemento de aspiración en la coda). Los segmentos en ambas palabras son bastante parecidos, pero a mí me llama la atención las vocales tónicas- la a tónica (y larga) noruega y la o tónica castellana.

En realidad, la realización mía de hade podría ser una realización viable de jode, teniendo en cuenta que todos los segmentos que constituyen hade son, en algún dialecto del mundo hispano, posibles alófonos del los segmentos de jode.

Bueno , esto es todo por ahora. ¡Os dejo con un “hade”!.

Guatemala en pequeño

Reproducción de Guatemala en pequeño. Un país de muchos contrastes naturales y de mucha riqueza lingüística.

Hoy es un día fonetástico: Es el día internacional de la lengua materna. El año pasado Lucía Verdugo de Lima escribió unas palabras para reflexionar sobre lo que significa la lengua materna, en general y para los guatemaltecos en particular: Lee aquí el artículo que salió en la Prensa Libre el dia internacional de la lengua materna del año 2010.

Aparte del doblaje al castellano de todo lo extranjero no hay nada que me moleste tanto como el castellano moderno de las series y películas históricas en la televisión española. Un ejemplo es la serie Aguila Roja de la RTVE. En su página web destacan como se ha ambientado hasta la perfección la serie:

La ambientación de la acción en el siglo XVII requiere un gran esfuerzo de producción, tanto en la construcción de los decorados de interior, de más de 2.000 metros de extensión, como los exteriores. […] Un esfuerzo e inversión que está reflejado también en la cuidada reproducción del vestuario, el mobiliario y las armas de combate habituales de la época, junto al empleo de un elevado número de figurantes y animales vivos en cada jornada de grabación. […] Se ha buscado cuidar al máximo los detalles para que el espectador se sumerja en el ambiente cotidiano de una villa del siglo XVII español.

El lenguaje de los personajes, sin embargo, no se menciona. Si se escucha cualquier pista de audio de la serie quién adivinaría que es un relato del siglo XVII. Salvo algun vocablo que se designa a títulos o a cosas que se usaban en aquel entonces, es un castellano moderno. A mí, esto me molesta. Me gustaría ver pero también oir, esto sí, con subtítulos en un lenguaje moderno. De esa forma podría de verdad creer que fuera verosímil. Podría soñar que estuviera también allí en la sociedad del s.XVII. Ahora bien, no se sabe exactamente como se hablaba entonces. Obviamente no existen ni videos ni grabaciones de esa época. Los lingüistas que tratan la linguistica historica tienen cierta idea, pero la reconstrucción no llegaría nunca a ser la verdadera versión original. Aún así, creo que, hecho bien y subtitulado, aportaría mucho más para con el público espectador que lo que hay ahora (y los lingüistas por fin tendrían la posibilidad de ganarse algo de dinero..;-)